Cataluña se prepara para la primera ola de calor del verano, con aire de origen africano. Se esperan temperaturas extremas que puedan llegar a superar los 40 grados en algunos puntos de Cataluña.

Ante esta situación, la Generalitat ha activado la alerta del plan de protección civil Procicat y ha pedido que se extreme la precaución en las actividades al aire libre en las horas centrales del día y se adopten medidas para proteger bebés y personas mayores de los efectos del calor.

Ante estos peligros hay una serie de recomendaciones que debemos adoptar y que tenemos que hacer que adopten las personas mayores y los niños.

Diez consejos para protegernos de la ola de calor

  1. Es muy importante mantenerte bien hidratado. Bebe agua con frecuencia, independientemente de que tengas sed o estés realizando alguna actividad física.
  2. No abuses de las bebidas con cafeína, alcohol o grandes cantidades de azúcar, ya que pueden hacer perder más líquido corporal.
  3. Aunque cualquier persona puede sufrir un problema relacionado con el calor, presta especial atención a bebés y niños pequeños, ancianos y personas con enfermedades que puedan agravarse con el calor y la deshidratación, como las patologías cardíacas.
  4. Intenta pasar la mayor parte del tiempo en lugares frescos, a la sombra o climatizados, y refrescado cada vez que lo necesites.
  5. Procura reducir la actividad física y evitar practicar deportes al aire libre en las horas más calurosas de 12.00 a 17.00.
  6. Usar ropa ligera, holgada y que deje transpirar.
  7. No dejes a ninguna persona en un vehículo estacionado y cerrado especialmente a niños, ancianos o enfermos.
  8. Consulta a tu médico ante síntomas que puedan estar relacionados con las altas temperaturas.
  9. Si tomas medicamentos, procura mantenerlos en un lugar fresco; el calor puede alterar su composición y sus efectos.
  10. Aliméntate correctamente, haz comidas ligeras que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor, ensaladas, frutas, verduras, zumos, etc.

Atención a los golpes de calor por las altas temperaturas.

Los síntomas de este trastorno van desde notar la piel rojiza, caliente, seca a sufrir alteraciones como pulso rápido, dolor de cabeza, confusión, debilidad, insomnio, calambres musculares, vómitos, convulsiones o pérdida de conocimiento.

Ante un golpe de calor, lo primero que se recomienda es pedir ayuda y permanecer en un lugar fresco. Es aconsejable tratar de enfriar el cuerpo mediante paños de agua fría o una ducha.

Solicita información

Nombre y apellido
Email
Telefono
Asunto
Si lo deseas déjanos un mensaje
Los datos proporcionados a través de este formulario se usarán sólo para responder a su consulta o solicitud de información. Términos y condiciones